Para la gran mayoría, no necesariamente de futboleros, es uno de los líderes más brillante y mediático del momento, en un escenario de actividad profesional que, seguro, aplicaría en muchas organizaciones.

Todos tenemos una cierta idea de la historia de este club, en cuanto a sequía de títulos desde el 96, año del doblete; y recuerdan el anuncio de la campaña de publicidad de 2001 cuando bajó a 2ª, «papá, por qué somos del atleti ?»; pocos conocen el dato de que crecieron de 20.000 a 45.000 socios gracias a un buen análisis y a la habilidad de los creativos que supieron encauzar el sentimiento y orgullo de pertenencia de esta gran afición; no de cualquiera…, de esta.

No obstante, pasaban los años y el CAMBIO no se producía; el Calderón estaba desesperado, desesperada la directiva; los jugadores perdidos, tambaleándose por la tabla y descontentos con la falta de sustancia de Manzano; comprendieron que había llegado la hora de llamar a Simeone.

El Cholo ya perseveraba antes de llegar al club; “Sabía que iba a volver. Únicamente me dediqué a prepararme. Sabía que me llamarían en un momento de dificultad. Iba a ocurrir. Todo lo que me está pasando lo quise, lo busqué”; y sigue en esa actitud…, su meta es entrenar a la albiceleste. Asume su estado personal de éxito de forma serena y consciente de la certeza en las palabras de André Maurois, «muchos hombres y mujeres olvidan en el éxito las cualidades de prudencia, de moderación, de bondad, por medio de las cuales triunfaron».

Desde que se incorporó a finales del 2011, ha consolidado un bloque que, como una maza, no entiende de otra cosa que no sea luchar y ganar; estos hombres han conseguido contrariar, partido a partido, a la teoría de los grandes nombres y números; la temporada pasada se clasificó 3º en liga, todavía a 24 puntos del 1º y 9 del 2º, y este año…, ya lo han visto. Marden dijo «el éxito no es nunca una donación, sino una conquista».

«El éxito no es nunca una donación, sino una conquista»

Marden

En una de sus reflexiones, el Cholo comentaba;  “¿Ansioso? ¿Soy ansioso, Pepe?”, pregunta a su hombre de confianza. Cuando este responde afirmativamente, el Cholo cae. “Sí, puede que sí sea ansioso y muy crítico conmigo mismo, pero al tiempo no me siento convencido de tener siempre la razón. Tengo la tranquilidad de saber escuchar y comprender para luego poder resolver”; cómo se mueve por su área técnica durante todo el partido, verdad?, pero cuando hay que hacer un cambio, cuando habla con el «Mono»…?

“Sí, puede que sí sea ansioso y muy crítico conmigo mismo, pero al tiempo no me siento convencido de tener siempre la razón. Tengo la tranquilidad de saber escuchar y comprender para luego poder resolver”

«El Cholo» Simeone

Un gran mérito del Cholo, tirando de humildad, accesibilidad y dotes de comunicador, ha sido configurar un staff técnico de expertos en las materias pertinentes, implicados y alineados, y con misiones muy concretas; brillantes profesionales como, Pablo Vercellone, preparador de porteros, responsable directo del rendimiento de Courtois, en su vida como jugador nunca fue titular; qué me dicen del «profe» Ortega, motivador, acoplador, siempre ON, anti relajador, en su contrato pone que es preparador físico; y este otro becario, Germán Burgos, primer estratega y segundo entrenador, la uña de la carne del Cholo.

Decía Leonardo da Vinci: «Hay tres clases de personas: aquellas que ven, aquellas que ven lo que se les muestra y aquellas que no ven»; Cholo nunca necesitó gafas; simplemente llegó a la conclusión de que no tenía los recursos, los necesitaba y los buscó…, porque este tipo de profesionales existe…, no sólo en el ámbito del fútbol de élite…, afortunadamente.

«Hay tres clases de personas: aquellas que ven, aquellas que ven lo que se les muestra y aquellas que no ven»

Leonardo da Vinci

En otra de sus reflexiones dice que le preocupa la palabra ‘comodidad’; » Estoy más inquieto en un partido supuestamente accesible que en uno complicado. En este deporte hay que tener miedo, el miedo te da coraje. Cuando estás encerrado y no tienes salida, buscas una solución, pero si no la encuentras, quedas a expensas de que te ocurra algo»; quizás el Cholo pretenda darnos la clave para que adoptemos una actitud de excelencia en todas las gestiones con nuestros clientes y, por supuesto, con nuestros colaboradores.

Cholo tiene gen ganador, su objetivo es estar en lo más alto partiendo de la premisa del colectivo; es un jefe de escuadrón buscando la perfección de su “tropa” a partir del logro grupal, evitando por medio de la solidaridad que alguien desafine; dice “Yo no creo que un tipo pasional, sentimental, no se entregue en el campo. No lo creo. Hay comunión en los sentimientos”.

Cuántas veces, muchos directivos y gerentes consideran el «liderazgo» como una cualidad inherente a ser el propietario de una empresa o, menos grave, como algo inalcanzable, sólo reservado a unos cuantos seres excepcionales, que nacieron así. Sin embargo, bastaría con comprender que liderar conlleva sacar lo mejor de las personas de su equipo, desarrollar sus talentos y ponerlos al servicio de la empresa.

Para estos directivos, el consuelo en las palabras de Leonardo, «El placer más noble es el júbilo de comprender»…, y una vía de colaboración en nuestro teléfono de contacto.

Juan Carlos Ramírez, socio de epunto

Imagen destacada: © Copyright 2014 Atletico de Madrid

Escrito por: Juan Carlos Ramírez

Socio de EPUNTO. Profesional Senior con 25 años de experiencia en el sector de las telecomunicaciones y la movilidad.