voluntad para dudar

El día a día nos come; nada más levantarnos, ya tenemos la frase en la boca: «estamos muy liados»; para asegurarnos de la evidencia le propongo que responda con sinceridad a estas preguntas:

  • En su empresa, de entrada desconfía de los managers o colaboradores más jóvenes que usted?
  • De vez en cuando, ¿disfruta relatando batallas del pasado?
  • Ya sé que no es falsa modestia pero, ¿cree que ya lo sabe todo de su negocio?
  • Ya en varias ocasiones, ¿se ha resistido al cambio?

Si ha respondido afirmativamente, en especial a la 3ª y 4ª, no se preocupe; a diario, se producen grandes avances en la medicina y puede albergar esperanzas; pero debo informarle de que hace ya mucho tiempo, había grandes mentes que no pensaban así:

«Es de importancia para quien desee alcanzar una certeza en su investigación, el saber dudar a tiempo.» (Aristóteles)

En una línea similar, había personas que parecían animar a la duda, pero con una clara intención de incitar a la mejora continua:

«La verdadera ciencia enseña, por encima de todo, a dudar y a ser ignorante.» (Miguel de Unamuno)

Quizás, (pregunto), el día a día nos come porque se dan una de estas circunstancias: bien las incidencias consumen todo nuestro tiempo y esfuerzo, o bien, todo lo contrario, los resultados son buenos gracias a nuestra constante dedicación.

Permítame apuntarle dos reflexiones:

  • A la primera,

    «cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto.» (Séneca)

  • La segunda,

    «cuando conseguimos nuestro objetivo creemos que el camino fue bueno.» (Paul Valéry)

Puede parecer sencillo buscar una frase célebre para defender casi cualquier idea o planteamiento, pero también lo es reconocer la evidencia positiva de la acción voluntaria de dudar; lo deberíamos incluir en nuestra tabla de ejercicios diaria; se acuerda de Felipe, el amigo de Mafalda? Él ya nos marcaba el camino con esta frase:

 «La voluntad debe ser la única cosa en el mundo que cuando está desinflada necesita que la pinchen.»

Cada día está más claro que es imprescindible leer mucho, mantener abierta la mente, conocer la dimensión de nuestra zona de confort y permanecer fuera de ella; en definitiva, aprender cosas nuevas constantemente. Tenemos que contar con que habrá momentos de desconcierto, incluso de miedo; en la medida en que nuestro conocimiento nos permita escenificarlo, de prever estas situaciones, tendremos gran parte de la solución a nuestro alcance o, por lo menos, saber en qué dirección avanzar.

«¿Qué puede haber imprevisto para el que nada ha previsto?» (Paul Valéry)

Puesto que lo único constante es el cambio, ninguna empresa sobrevivirá sin talento nuevo, nuevos enfoques, nuevas maneras de hacer las cosas; no todas las empresas pueden permitirse incorporar ese talento a sus plantillas de manera permanente, tampoco es necesario hacerlo; permítanos apuntarle otras fórmulas en:

http://w2.epunto.es/conozca-mas-detalles/servicios/

simbolo-epunto1Por medio del interim management es posible disponer de directivos durante un tiempo determinado y asociado a una necesidad concreta. Esta solución de contratación está ampliamente implantada en EEUU y Europa como alternativa a contratación permanente de directivos.

Escrito por: Juan Carlos Ramírez

voluntad para dudar

Socio de EPUNTO. Profesional Senior con 25 años de experiencia en el sector de las telecomunicaciones y la movilidad.